Información para futuros padres seropositivos

Estimado futuro padre:

Gracias por su interés en nuestro programa que ayuda a las personas con VIH a crear sus familias a través de la maternidad subrogada. El objetivo de este programa es llevar a cabo todos los pasos necesarios para garantizar la salud y la seguridad de la madre gestante y del bebé de los futuros padres empleando los últimos avances en técnicas de reproducción asistida, pruebas de laboratorio y medicina preventiva.

Antes de describir los aspectos médicos de nuestro programa, quisiera hacer una breve introducción. Soy el Dr. Dan Bowers y mi especialidad médica desde hace más de 20 años se centra en el VIH. También he sido padre mediante una técnica de reproducción asistida, así que todo lo relacionado con nuestro programa me resulta muy próximo, tanto en lo profesional como en lo personal.

La finalidad de la información que voy a presentar es triple:


¿Desde cuándo se utiliza esperma de un hombre seropositivo en la reproducción asistida?

La técnica de lavar el semen de un hombre seropositivo con la finalidad de inseminar artificialmente a una mujer seronegativa empezó en 1992, en un momento en que no disponíamos de tratamientos inmunosupresores completos para las personas con VIH ni la capacidad de medir el virus en la sangre. Desde entonces se han producido muchos avances en el lavado de esperma y en las técnicas de reproducción asistida, pasando de la inseminación intrauterina básica a la fecundación in vitro (FIV) y la inyección intracitoplásmica de espermatozoides (IIE). En 1996 se desarrolló la técnica de medición de la cantidad de VIH en la sangre (la carga viral). Paralelamente se empezaron a emplear los primeros tratamientos triples antirretrovirales capaces de suprimir el VIH hasta niveles indetectables. Ello permitió la selección de donantes de esperma con un riesgo mínimo de presentar VIH en el semen.

¿Se ha transmitido alguna vez el VIH en la reproducción asistida?

En la literatura médica redactada hasta la fecha no hay constancia de un solo caso de transmisión de VIH en los 3.700 casos de inseminación intrauterina y en los 800 casos de FIV o IIE, incluyendo los datos de los primeros años en los que la terapia y la monitorización del VIH no eran las más adecuadas.

Independientemente de la reproducción asistida, los estudios han evaluado el riesgo de transmisión del VIH a través de la relación sexual entre parejas serodiscordantes (una con VIH y otra sin VIH) cuando el miembro seropositivo tiene una carga viral indetectable. La conclusión es que el riesgo es extremadamente reducido, tanto que la Comisión Federal Suiza sobre VIH/SIDA emitió la siguiente declaración formal en 2008. Afirmaba que una persona infectada con VIH que siguiese un tratamiento antirretroviral con una carga viral indetectable no se consideraba sexualmente infecciosa, es decir, no puede transmitir el VIH a través del contacto sexual.

¿Qué medidas se toman para garantizar la seguridad de la madre gestante?

La Comisión Federal Suiza sobre VIH/SIDA explicaba que esta no infecciosidad del individuo continúa siempre que se cumplan tres criterios:

Para cumplir estos criterios es necesario seguir estos pasos:

  1. Los futuros padres deben proporcionar expedientes de su médico especialista en VIH que documenten al menos seis meses de una carga viral indetectable (<48) en un régimen estable que no haya sido modificado durante este periodo de tiempo. Estos expedientes deben incluir una carga viral a las dos semanas de la donación de esperma. Yo mismo me encargaré de revisar estos expedientes.
  2. El futuro padre debe someterse a exhaustivas pruebas de detección de enfermedades infecciosas, que se repetirán si han transcurrido más de siete días antes de la donación de semen.
  3. El futuro padre debe proporcionar de 2 a 3 muestras de semen que hayan sido lavadas en un proceso de dos fases; de estas muestras, una pequeña parte se enviará a un laboratorio especializado en VIH para detectar la posible presencia residual del virus. Aunque la mayoría de los hombres con cargas virales indetectables en la sangre también tienen cargas virales indetectables de VIH en el semen, en ocasiones se detecta una presencia muy reducida de VIH. En tal caso, la muestra se descarta, aunque los estudios hayan demostrado que este bajo nivel de VIH no es infeccioso.
  4. Como precaución adicional, la madre gestante será tratada con un fármaco que reduce aún más las posibilidades de cualquier transmisión vírica. Este tratamiento recibe el nombre de profilaxis pre-exposición. Estudios muy recientes demuestran que la administración de los fármacos antirretrovirales Truvada (tenofovir y emtricitabina) a un miembro de la pareja no infectado con el VIH antes de la exposición reduce el riesgo de transmisión por contacto sexual sin protección con una pareja seropositiva entre un 70 y un 90%. Un panel de asesoramiento de la agencia FDA ha recomendado la aprobación de Truvada para parejas serodiscordantes, lo que en definitiva son una madre gestante y un futuro padre. Estos fármacos se pueden administrar con seguridad durante el primer trimestre del embarazo y el tratamiento empezará justo antes de la transferencia del embrión hasta haber transcurrido un mes de esta transferencia. Truvada es uno de los fármacos para el VIH más recetados en los últimos diez años y tiene una tolerancia excelente.

Tengo ganas de hablar con usted personalmente para revisar sus expedientes y coordinar su caso. Le ruego que se ponga en contacto con su coordinador de servicios al cliente de Growing Generations para concertar una cita y coordinar la derivación a mi consulta de determinados expedientes médicos en poder de su médico de cabecera de VIH.

Atentamente,

Dr. Dan Bowers

 


Acerca del Dr. Dan Bowers

Dr. Dan Bowers

Dr. Dan Bowers

El Dr. Dan Bowers, director médico del programa de reproducción asistida asociada al VIH, se reunirá con usted para revisar esta información y responder a cualquier pregunta.

El doctor Daniel H. Bowers es un médico de familia certificado y médico especialista en VIH que goza de un amplio reconocimiento a escala nacional. Nacido en un pequeño municipio de Iowa, el Dr. Bowers obtuvo un diploma de la Universidad de Stanford y su titulación médica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Iowa. Después de completar su residencia en Medicina de Familia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota en 1980, el Dr. Bowers se incorporó a una pequeña clínica de medicina familiar en la zona de Como Park de Saint Paul, donde ayudó a nacer a bebés, redujo fracturas, realizó intervenciones quirúrgicas menores, dirigió una residencia de ancianos y atendió a familias que se remontaban a cinco generaciones. También siguió dando clases en el Departamento de Medicina Familiar de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota. Como médico abiertamente homosexual, el Dr. Bowers fue uno de los primeros médicos en observar la presencia de glándulas inflamadas e infecciones recurrentes en hombres homosexuales al inicio de la epidemia de VIH/SIDA. Como uno de los pioneros en este campo, el Dr. Bowers fue uno de los primeros portavoces contra la discriminación por SIDA y un firme defensor de los programas de concienciación y de educación pública.

En 1989, el Dr. Bowers se trasladó a Los Ángeles para incorporarse a Pacific Oaks Medical Group, el mayor centro médico privado de EE. UU. especializado en VIH, cuyos fundadores informaron al Centro de Control de Enfermedades en 1981 de los cinco primeros casos. Durante los siguientes diecinueve años, el Dr. Bowers participó en la evolución del tratamiento del VIH/SIDA, desde la atención a las personas que sufrían la enfermedad, pasando por la llegada del tratamiento que combinaba tres fármacos hasta los modernos tratamientos del VIH como enfermedad crónica controlable. Como socio principal de Pacific Oaks, el Dr. Bowers se ha convertido en un destacado líder en el campo del VIH/SIDA, ha impartido innumerables clases y consultas y ha escrito ampliamente sobre esta materia. Paralelamente ha seguido manteniendo una práctica extensa y diversificada en medicina general para adultos, con un especial interés en medicina de viaje, envejecimiento en el hombre y enfermedades de transmisión sexual.

En el año 2008 el Dr. Bowers se trasladó a la ciudad de Nueva York y ahora ejerce la medicina en Manhattan.

En su dimensión personal, el Dr. Bowers ha colaborado con numerosas organizaciones benéficas, tanto de ámbito local como nacional, y ha impartido clases con regularidad para diversas organizaciones relacionadas con el SIDA. Tiene formación profesional como cantante coral. Él y su cónyuge tienen un hijo.

Pin It on Pinterest

Share This